Transferencias electrónicas: una opción diferente al efectivo en Colombia

0
728

Las transferencias electrónicas surgen como un sustituto perfecto para muchas de las transacciones económicas que se hacen en efectivo, señala un estudio de Asobancaria, el gremio de instituciones financieras de Colombia.

El documento explica que el avance de la tecnología ha permitido importantes avances en los medios de pago. Y en ese sentido se señala que «el diseño e implementación de nuevas herramientas han venido desplazando el uso de instrumentos físicos que en su momento fueron utilizados masivamente para realizar muchas de las transacciones de los agentes económicos, como es el caso del cheque».

Los datos del Banco Internacional de Pagos apuntan a que en América Latina el uso de los cheques como medio de pago diferente al efectivo cayó a la mitad en su proporción, bajando de 8% a 4% entre 2010 y 2014.

En el mismo plazo se incrementó el uso de las tarjetas de 43% a 49%, mientras que los débitos automáticos aumentaron de 14% a 15%.

Destaca Asobancaria que «el uso de tarjetas débito y crédito se ha extendido, en especial para realizar compras en establecimientos de comercio o realizar pagos cotidianos como el transporte. Por su parte, las transferencias electrónicas se han posicionado como una herramienta ideal para efectuar pagos masivos como la nómina, proveedores y subsidios».

En este contexto el gremio bancario colombiano estima que en su país la utilización de las transferencias «aún tiene un gran potencial de crecimiento en Colombia, en especial para los pagos realizados por empresas de pequeño y mediano tamaño (Pymes) y por personas naturales».

De acuerdo con las cifras del Reporte de Sistemas de Pago publicado en junio de 2016 por el Banco de la República, el número de cheques compensados (tanto los interbancarios como los intrabancarios) bajó un 36% entre 2010 y 2015 –año en el que decrecieron 15%- y el monto transado pasó de $552 billones de pesos colombianos a $392 billones de pesos colombianos en el mismo período, lo que representó una disminución del 29%.

Por el contrario las transferencias electrónicas de fondos crecieron 67%, mientras el monto anual transado se incrementó 27% en el mismo período. Esto dio como resultado que en 2015 se procesaron pagos por valor de $392 billones de pesos colombianos a través de cheques, mientras que el monto transado a través de transferencias fue seis veces ese valor, unos $2.453 billones de pesos colombianos, reporta Asobancaria.

Sin embargo el uso de las transferencias electrónicas todavía es bajo «particularmente a nivel de empresas y personas», indica Asobancaria. Algunas consideraciones para esto son procesos de preinscripción y autenticación que han derivado en algunos fraudes por robo de identidad o contraseñas; plazo para el abono de las transacciones; desconfianza sobre posibles altas comisiones por uso de banca electrónica; la inadecuada inclusión financiera o aspectos culturales como el temor al uso de canales electrónicos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here