Presente y futuro del ‘open banking’: el movimiento que ha reinventado la banca y su relación con las empresas

0
300
En 2015, el Parlamento Europeo aprobó una regulación sobre los servicios de pagos digitales comúnmente conocida como PSD2. Es entonces cuando nace la idea de una banca abierta que permita el acceso contextualizado a servicios bancarios, dónde y cuando se necesiten. La normativa PSD2 establece el marco regulatorio que ha impulsado una verdadera transformación del sector financiero y de cómo se entienden las finanzas.

Cuando se aprueba la normativa PSD2 en 2015, BBVA ya había iniciado su propia transformación interna con el fin de acercarse al ecosistema de la innovación y explorar nuevos modelos de negocio. La meta del banco siempre ha estado clara: ofrecer a las personas mejores experiencias digitales, apoyando e impulsando tanto los procesos de transformación digital de las empresas como los de la propia compañía.

‘Open banking’ es el escenario perfecto para conseguirlo y, las APIs, la herramienta tecnológica esencial para cruzar esa meta. Son puentes, en el sentido literal y figurado. Por un lado, son una interfaz que permite conectar dos sistemas informáticos como pueden ser los del ERP de una empresa y los de BBVA. Pero además crean, en esa unión, un ecosistema colaborativo que permite anticiparnos a las necesidades de los clientes y proveerles de servicios más eficientes dentro de las mismas plataformas en las que ya operan. Es llevar la banca, en definitiva, allá donde el cliente la necesita.

Los beneficios del ‘open banking’ en las empresas

No hablamos únicamente de crear ecosistemas y co-crear soluciones con plataformas digitales. Las empresas también pueden beneficiarse del uso de APIs para gestionar su propia operativa. BBVA ofrece diferentes soluciones en función de las necesidades de cada negocio; desde crear ecosistemas digitales de colaboración que permitan integrar los servicios de BBVA en su propia plataforma (ERP) hasta maximizar el valor que extraen de sus datos y de la información que manejan de sus clientes, para generar así experiencias de usuario más personalizadas y nuevos productos que respondan a la realidad del día a día de sus usuarios.

Cualquier empresa, vista como una plataforma que gira en torno a una API, puede multiplicar su capacidad de captar clientes y por tanto crear valor: conectando ecosistemas de negocio dentro y fuera de la propia organización que, a su vez, faciliten la creación de nuevas soluciones de negocio; intercambiando conocimiento, bienes y servicios; y abriendo múltiples posibilidades de descubrir nuevos clientes a los que será más fácil llegar si vamos donde ellos operan, sea esto una plataforma como Amazon o un buscador como Google.

Las APIs en la gestión financiera empresarial

Como parte de su labor diaria, los departamentos de tesorería deben ejecutar una serie de tareas manuales y repetitivas que consumen una buena parte del tiempo de su personal y que, al tratarse de procesos realizados de forma manual, pueden derivar en fallos y en un aumento del riesgo operativo.

Las APIs de Gestión de tesorería están diseñadas para acceder en tiempo real a los servicios de BBVA a través de los sistemas de gestión de la empresa. Permiten acceder a la información financiera en tiempo real y en cualquier momento, automatizando tareas y optimizando procesos críticos, y reduciendo riesgos.

La conciliación bancaria, por ejemplo, es uno de esos procesos. El estudio ‘Treasury Non-Stop’ señala que el 77% de los tesoreros creen que la tesorería en tiempo real tendrá un impacto alto o muy alto en sus sistemas empresariales. El 57% de los encuestados para este informe planean utilizar las APIs en la administración de su tesorería en los próximos años.

El caso de qiip

Dentro de la estrategia ‘open banking’ de BBVA, crear canales de colaboración con empresas que les faciliten ofrecer a sus clientes nuevos servicios y productos adecuados a sus necesidades es uno de los pilares fundamentales. Estas colaboraciones se traducen en la práctica en la utilización de APIs para responder a esa demanda y ofrecer una funcionalidad práctica, eficaz y segura que encaje, sin costuras, dentro de la plataforma de la empresa. De esta manera, la operativa se mantiene homogénea, no hay que abandonar el entorno en ningún momento y la experiencia y satisfacción del usuario mejora notablemente.

Tal es el caso de la colaboración que BBVA ha realizado con qiip, una fintech mexicana que busca mejorar el bienestar financiero de las personas. En el siguiente vídeo, Marco Almada, responsable de Cash Management CIB de BBVA en México, habla con el equipo de qiip, que comparte su experiencia en el desarrollo y uso de las APIs de BBVA API_Market.

Fuente:www.bbva.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here