La cuenta que le pasará el covid-19 en 2020 al sector financiero

0
163
En la medida en que se mantienen las dificultades por una economía a media marcha, ha sido necesario extender los plazos para aliviar la situación de deudores.

La desaceleración que traía la economía mundial y local aunada a los efectos negativos de la pandemia del covid-19 le pasarán una dura cuenta de cobro al sistema financiero colombiano este año, no solo en materia de utilidades y rentabilidad sino en cuanto al esfuerzo que tendrá que hacer para enfrentar esta difícil coyuntura sin tener que ceder mucho del terreno ganado en materia de solidez.

Solo en materia de provisiones, es decir, la plata que deben guardar las entidades para reponer los recursos de los créditos colocados que no logren recuperar, el esfuerzo será de 9 billones de pesos en lo que resta del año, adicional a los 2,2 billones que ya ‘congelaron’ en los primeros cinco meses del 2020, según datos de la Superintendencia Financiera.

Hasta mayo, las provisiones del sistema financiero, para respaldar 21,6 billones de pesos que estaban vencidos a ese mismo mes, sumaban 32,9 billones de pesos, lo que indica que, por cada 100 pesos en mora, las entidades tenían 152 para responder si no se recupera esa cartera mala.

Esas mayores provisiones sin duda impactarán las ganancias del sector, así como el hecho de que, debido a la crisis actual, el recaudo financiero tendrá una afectación cercana a los 26 billones de pesos en lo que resta del año, es decir, dejarán de ingresar a las entidades por diversos conceptos.

“El sistema financiero no es inmune a la desaceleración de la actividad económica, hay un mayor riesgo que se traslada al sector, el cual tendrá un año en el que su rentabilidad será neutra o muy cercana a cero y, en algunos casos, hasta negativa, con algunas entidades reportando pérdidas y con un gasto en provisiones relativamente elevado”, comentó Jorge Castaño Gutiérrez, superintendente Financiero.

El funcionario explica que hay un efecto de toda esta coyuntura, en la medida en que a las personas se les prorrogan los pagos de sus créditos, por lo que las entidades dejan de recibir esos recursos, lo cual “tiene una afectación en su caja, pero, además, sigue generando crédito”.

Pero advierte, a renglón seguido, que también es cierto que existen unos ‘colchones’ que se han venido acumulando a lo largo de los años gracias a la regulación prudencial de la supervisión que permite que estos mayores gastos y componentes de riesgo dentro de los balances de los bancos no afecte la capacidad de crédito ni la estabilidad del sistema.Resistencia a choques fuertes

En los últimos años, el sistema financiero ha venido fortaleciendo sus diversos indicadores de capital y solvencia, lo cual no significa que hoy sea inmune a crisis como la actual, pero sí más resistente a estos choques.

Los ejercicios de estrés realizados sobre las entidades por expertos del ente de control y vigilancia arrojan que, en un escenario en el que la economía se contraiga un 8 por ciento, la solvencia del sistema tendrá una caída de 1,3 puntos porcentuales al pasar de 15,5 a 14,2 por ciento entre mayo y finales del 2020.

“El 63 por ciento de la industria financiera vería impactos en solvencia superiores al promedio y el 37 por ciento inferiores a este”, dijo el funcionario en un reciente foro.
Por norma, ese nivel de solvencia en Colombia no puede ser inferior al 9 por ciento en ninguna entidad financiera, con lo cual, al cierre del año, el sistema estará 5,2 puntos porcentuales arriba de ese límite.

Otros resultados de esas pruebas indican que bajo ese mismo escenario el crecimiento de la cartera de crédito será negativo en 2,3 por ciento –hoy crece al 7,4 por ciento real anual–, mientras que el indicador de cartera riesgosa se disparará a niveles del 24,2 por ciento, desde el 8,9 por ciento actual.

Para la Asobancaria, “la llegada de la pandemia se encontró con una banca sólida, con favorables indicadores de solvencia, liquidez y manejo de riesgo crediticio, lo que le ha permitido brindar una ayuda constante a los hogares y empresas más afectadas”.

De hecho, Colombia sobre sale en el contexto latinoamericano como el país que más alivios ha otorgado a las personas en medio de la emergencia.

El porcentaje de la cartera con periodos de gracia frente al saldo total es más alto en Colombia (42 por ciento) entre un grupo de ocho países de la región analizado por la Superfinanciera. Le siguen Chile, con 28,9 por ciento; Panamá, con 22,8 por ciento, y Ecuador, con 20 por ciento, según se desprende del análisis.

Fuente:www.eltiempo.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here