Fuerte volatilidad y falta de control, entre los riesgos del bitcóin

0
189
El bitcóin está al alza y la caída actual del 22 % (después del máximo del inicio del año) no intimidará a ninguno de los nuevos fondos institucionales que se subieron al tren de las criptomonedas.

La fuerte volatilidad, el hecho de que este no sea un mercado regulado ni vigilado por las autoridades financieras en Colombia, así como la falta de respaldo de la autoridad monetaria del país, no han sido razones suficientes para persuadir a los colombianos de no invertir en los llamados criptoactivos, en especial, el bitcóin, el más popular de la nueva familia de activos virtuales a nivel global.

El arribo de la pandemia y el afán de millones de personas en el mundo de proteger sus patrimonios de las fluctuaciones provocadas por el covid-19 los ha llevado a buscar otros activos refugio distintos al oro, los bonos y a algunas monedas fuertes como el dólar, el yen, el euro y la libra esterlina.

Fue así como el bitcóin se convirtió, casi de inmediato, en el objetivo de los inversionistas, lo que catapultó su precio a niveles nunca antes vistos desde su creación en 2008 (más de 40.000 dólares unidad el pasado 4 de enero), advierten los analistas.

Una encuesta realizada por la firma Toluna (2.200 personas) en Brasil, Argentina, Colombia y México, señala que el 51 por ciento de los consultados en el país ‘están un poco más interesados’ en invertir en bitcóin, mientras el 31 por ciento ‘está mucho más interesado’, debido al impacto que ha tenido la pandemia en la economía, por encima de la media de los cuatro países.

Entre el 31 y el 39 por ciento de los encuestados en los cuatro países indicaron que estarían ‘mucho más interesados’, y entre el 35 y el 51 por ciento señaló que estarían ‘un poco más interesados’, en tanto la razón más citada para invertir fue “proteger los activos de la inflación y la estabilidad económica”.


En Colombia, consideran que este criptoactivo es “una alternativa para proteger sus bienes de la inflación y de la inestabilidad (46 por ciento), incluso, para enviar y recibir remesas (32 por ciento) y recibir pagos por trabajos con empresas localizadas en el exterior de manera más sencilla (24 por ciento)”.

Dada la falta de un marco normativo y de una vigilancia por parte de las autoridades del mercado es difícil saber, a ciencia cierta, cuánto dinero hay invertido en bitcoines en el país, y mucho menos quiénes son los dueños de ese capital virtual, pero los analistas consideran que, sin duda, son varios miles de millones de dólares.Terreno ‘fangoso’

Desde la Superintendencia Financiera y el Banco de la República se ha advertido de tiempo atrás sobre los riesgos de entrar en el mercado de las criptomonedas, no solo por la ausencia de un marco regulatorio y de vigilancia, sino por la volatilidad, lo complejo de su funcionamiento y el esfuerzo económico que debe hacer una persona para invertir en bitcoines.

El valor de uno solo de estos criptoactivos alcanzó el pasado 4 de enero los 40.241 dólares, lo que traducido a pesos colombianos significa un esfuerzo cercano a los 140 millones de pesos. No obstante, una persona puede invertir en satoshis, que son las unidades que componen un bitcóin (1 bitcóin está compuesto de 100’000.000 satoshis).

Para Juan Carlos Velásquez y Juan Felipe Ossa, economistas del Grupo Bancolombia, si bien muchos han sacado buen provecho de la fuerte escalada que ha tenido el bitcóin en el último año (324,2 por ciento) o desde mucho antes, es claro que también existen grandes riesgos para quienes se aventuran en este mercado, que celebra sus primeros 12 años con precios literalmente por las nubes.

El más evidente de los riesgos, advierten, es la posibilidad de un fraude. Bitcóin no es una pirámide, dicen, pero su nombre se ha usado en estafas de gente que capta recursos del público de forma ilícita con el fin de invertir en este criptoactivo, prometen rendimientos fijos exorbitantes y recompensas por traer nuevos inversionistas. “Así que como en todo lo que tiene que ver con inversiones, hay que asesorarse bien y mantener los ojos abiertos”, insisten.

También está la fuerte volatilidad que deja al comprador expuesto a pérdidas significativas. El lunes de esta semana, después de alcanzar un máximo de 40.000 dólares la unidad, el bitcóin cayó hasta un 20 por ciento, a 31.225,85 dólares, según datos recopilados por la agencia Bloomberg, lo que no ocurría desde la caída en marzo del 2020, cuando el covid-19 causó pánico en los mercados.

“Las fuertes variaciones del precio que ha registrado bitcóin a lo largo de su historia hacen de este un activo extremadamente volátil cuando se compara con otros tradicionales como los bonos o incluso las acciones”, dicen los expertos de Bancolombia.
La custodia es otro de los temas que deja expuestos a los inversionistas, más en un país como Colombia en el que ninguna entidad cuenta con el aval para realizar esta labor cuando se trata de criptoactivos.

Según los analistas del banco, “la custodia en las billeteras individuales de los clientes, asociadas a las cuentas de las casas de cambio donde compraron los activos siguen siendo un factor de riesgo importante por la posibilidad de que sean ‘hackeadas’ para desviar ilegalmente los recursos a otras cuentas, lo que ha ocurrido ya en más de una ocasión”.

Para Jorge Castaño Gutiérrez, superintendente financiero, sobre esos riesgos la entidad a su cargo no solo ha llamado la atención del público desde hace varios años frente al cuidado que se debe tener a la hora de entrar en ese mercado no vigilado, sino que, además, existe “una cartilla donde prevenimos a la gente sobre cada uno de los riesgos implícitos de este nuevo mercado”.La gran montaña rusa

En sus 12 años de existencia, el bitcóin se ha caracterizado por su fuerte volatilidad. La caída de este criptoactivo el pasado 4 de enero no ha sido la única ni la mayor. El desplome observado entre el 19 de diciembre del 2018 y el 11 de febrero del 2019 superó el 150 por ciento, según estadísticas del portal Blockchain.com.

Edward Moya, analista de mercados de la firma Oanda, explica que la criptomoneda viene siendo golpeada a medida que el dinero institucional y los fondos de cobertura se enfrentan a la caída libre actual. El retroceso del mercado y la volatilidad excesiva, dice, son agentes poderosos que ahuyentan a los nuevos inversionistas y lo que está sucediendo era de esperar, una disminución cercana al 20 por ciento a principios de la semana pasada.

Sin embargo, advierte que el bitcóin todavía está al alza en el año y la caída actual del 22 por ciento (después del máximo observado en el inicio del año) no intimidará a ninguno de los nuevos fondos institucionales que se subieron al tren de las criptomonedas.

“La aversión al riesgo y un dólar fuerte llevaron al colapso del bitcóin, ya que las posiciones largas se deshicieron y los fondos de cobertura aceleraron el movimiento presionando el botón de venta. El bitcóin podría atraer cierto interés si los precios se acercan al nivel psicológico de 30.000 dólares”, sostiene.

Fuente:www.eltiempo.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here