Cibercrimen y nuevas enfermedades, los retos para las aseguradoras

0
90
La pandemia puso de relieve una serie de riesgos emergentes que la industria del seguro debe atender

En 2020, cerca de 24.000 clientes de Bancolombia recibieron ataques cibernéticos provenientes de 6.271 sitios fraudulentos que la entidad logró neutralizar y desmontar, un promedio de 17 por día. Se logró proteger recursos por cerca de 93.000 millones de pesos, indicó el banco.

Según Izumi Nakamitsu, jefa de desarme de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en la pandemia los ataques informáticos han crecido un 600 por ciento, “una media de 39 cada segundo en el mundo”, debido a que el trabajo y el estudio desde casa se hicieron casi obligatorios por el covid.

Esta nueva realidad también ha traído el surgimiento de enfermedades y nuevos riesgos que antes no estaban en el radar, advierten los aseguradores.

Eduardo Garduño, jefe de Reaseguros en Colombia y Región Andina de Swiss Re, dice que un primer impacto fue en la mortalidad, en la salud mental y en el estrés, a lo que se suma la seguridad cibernética.

Las tensiones intergeneracionales, las interrupciones de la cadena de suministro y la fragilidad del sector salud son parte de esos nuevos riesgos que hay que atender, dice el experto, así como también los cibernéticos, la falta de suministros farmacéuticos y la limitada experiencia con materiales de construcción nuevos y más sostenibles. “Todos generarán un aumento en la demanda de seguros, lo que será una oportunidad para seguir innovando en la industria”, dice.

Para Gerardo Herrera, líder de riesgos Marsh Latam, es clave que los riesgos se clasifiquen en función del momento en el que supondrán una amenaza crítica para el mundo. Así, en un horizonte de dos años, se ponen de manifiesto los asociados a la vida misma y los medios de subsistencia, tales como enfermedades infecciosas, las crisis de empleo, la desigualdad digital y la desilusión en la juventud.

Agrega que en un horizonte de 3 a 5 años los riesgos económicos y tecnológicos prevalecen: desplome de burbujas de activos, incapacidad severa de la infraestructura tecnológica, inestabilidad de los precios y crisis de la deuda; mientras que de 5 a 10 años se consolidan los riesgos profundos como armas de destrucción masiva, gobiernos o democracias fallidas, pérdida de biodiversidad y efectos adversos de los avances tecnológicos.

Este nuevo escenario pone a la industria ante unos retos que deben ser capitalizados como oportunidades para innovar y elevar su cobertura en una economía como la colombiana, dicen los expertos

Luisa Senior, vicepresidenta técnica de HID Seguros, señala que el principal reto a mediano plazo es identificar pronto esos riesgos con el fin de estar preparados para situaciones inesperadas, como nuevos impactos por el cambio climático o nuevas tendencias poblacionales.

“A mediano plazo seguiremos desarrollando productos y coberturas adecuados a la nueva realidad, como la necesidad de protección ante los ciberdelitos (empresas y personas), por lo que pronto lanzaremos nuestro seguro Cyber. También estamos apurando nuestra transformación digital de cara al cliente y tal vez el más relevante de los retos para HDI es la retención del capital humano, pues la generación de empleo se ha globalizado con el nuevo modelo de trabajo remoto y ahora tenemos empresas foráneas que compiten por dicho talento”, precisó.

Para Jorge Enrique Pinillos, vicepresidente de Negocios de Positiva, hay retos grandes para la industria porque la visión de una vida en riesgo se hace cada vez más evidente, y así lo están leyendo los consumidores y el empresariado.

En ese sentido, sostiene que “la necesidad de asegurar el futuro frente a los imprevistos, como los que hoy vivimos, obliga a ser cada vez más innovadores en la forma de gestionar y administrar los riesgos y prestar el servicio de aseguramiento con productos orientados a las nuevas realidades que tengan nuestros clientes”.

Dice que una de las apuestas es la educación en seguridad y salud en el trabajo como pilar en la prevención de los riesgos a los cuales se enfrentan, y ya capacitaron más de un millón de trabajadores en estos aspectos.

Y agrega que para afrontar los retos frente a la aparición de situaciones como la del covid-19 harán énfasis en los riesgos biológicos, donde se generan enfermedades laborales por esta misma causa, “ya que la pandemia para el sector salud fue definida como enfermedad laboral directa”.

Por su parte, Jorge Castaño, superintendente Financiero, dijo que uno de los retos de la industria es trabajar en que la gente entienda lo que les ofrecen las compañías, en el acompañamiento sobre lo que se asegura y en el valor agregado y no solo en el pago de un siniestro. También, en productos mejor diseñados que se ajusten a las necesidades de las personas y a la nueva realidad, sin tanta letra menuda, en lenguaje sencillo y sin asteriscos.

Fuente:www.eltiempo.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here