BBVA Research: el reinicio de actividades productivas favorecerá la normalización económica en adelante

0
166
La actividad se irá normalizando en el segundo semestre del año, para luego, en 2021, crecer entre 6,5% y 10,5%, según el informe Situación Perú que presentó BBVA Research. La mejora de la economía en la segunda mitad de 2020 no evitará, sin embargo, que el PIB se contraiga este año, retroceso que estiman será de entre -18,0% y -12,0%.

El escenario base de previsiones macroeconómicas del informe de BBVA Research supone que no habrá rebrotes importantes del virus que lleven al restablecimiento de medidas de aislamiento duras, generalizadas y prolongadas. En ese contexto, la flexibilización de las medidas de aislamiento seguirá favoreciendo la paulatina reanudación de las operaciones de los distintos sectores productivos.

“Los indicadores de más alta frecuencia muestran una mejora relativa de la actividad en las últimas semanas, dentro del contexto general de debilidad. Si no hay rebrotes importantes del virus, es probable que lo peor haya quedado atrás”, señaló Hugo Perea, Economista Jefe de BBVA Research.

Sin embargo, el gasto que realiza el sector privado evidenciará de manera más prolongada las secuelas negativas del choque -como el deterioro del mercado laboral y las pérdidas patrimoniales y de ingresos de familias y empresas- y la incertidumbre regulatoria y electoral, lo que lastrará el PIB.

“Además, mientras no se contenga con claridad el virus, es probable que las familias serán algo cautelosas para salir de sus casas y gastar. Por todo ello, lo que ocurra con el gasto fiscal en los próximos meses será importante para darle soporte a la demanda. Nuestro escenario base incorpora un aumento del gasto público desde la segunda mitad de este año, lo que compensará parcialmente la debilidad del gasto privado”, indicó Perea.

Entorno incierto

La incertidumbre sigue siendo elevada debido a factores epidemiológicos vinculados al control de la pandemia o a la posibilidad de nuevas olas de contagio, así como al nivel de deterioro de los balances de las familias y las empresas, además de la efectividad de los estímulos económicos. Sin embargo, lo más probable es que el crecimiento del PIB se ubique en la mitad superior del rango proyectado para cada uno de esos años.

Sol con tendencia a fortalecerse

Las cuentas externas peruanas siguen mostrando solidez: la liquidez internacional es elevada y el país cuenta con fuentes para financiar su acotado déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos y sus obligaciones externas de corto plazo.

Por el lado del tipo de cambio, el informe de BBVA Research estima que este se ubicará a fines de 2020 entre 3,40 y 3,45 soles por dólar, apoyado en la abundante liquidez a nivel global y el importante superávit comercial. Tras las elecciones generales de 2021, la moneda peruana se fortalecerá un poco más.

Déficit fiscal en 2020

Por el lado fiscal, el déficit se ampliará este año debido a las medidas de apoyo a familias y empresas, tanto por el lado tributario como del gasto, así como por la misma contracción de la actividad. BBVA Research prevé que en 2020 el déficit superará el 9,0% del PIB y que la deuda pública bruta aumentará hasta un nivel equivalente al 34% del PIB.

Con la paulatina recuperación de la actividad económica y la reversión de las medidas de apoyo al sector privado el déficit del gobierno tenderá a disminuir en los siguientes años, pero aún el ratio de la deuda del gobierno continuará escalando, acercándose al 40% en 2025. Por esto, se requerirá implementar medidas adicionales para reforzar los ingresos fiscales y estabilizar este ratio.

Finalmente, por el lado de la política monetaria, el Banco Central llevó a principios de abril la tasa de política a 0,25% (su mínimo histórico), y ha puesto un mayor énfasis en el compromiso de mantener una posición monetaria “fuertemente expansiva” en tanto sea necesario para atenuar los impactos los efectos de la pandemia sobre la economía. BBVA Research prevé que no se realizarán cambios en la tasa de referencia por lo menos hasta finales de 2021. Asimismo, anticipa que el Banco Central seguirá inyectando liquidez para sostener la cadena de pagos y potenciar la transmisión de los impulsos monetarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here