Bancos miden fuerzas para controlar el negocio de los pagos digitales

0
260
Las entidades están poniendo en marcha distintas modalidades de pago electrónico para sus clientes.

Fortalecimiento de pagos sin contacto, uso intensivo de aplicaciones como billeteras electrónicas, códigos PQR y pasarelas de pago; compras digitales a plazos o bajo la modalidad de compre ahora y pague después, así como una nueva generación de monedas virtuales, son apenas una muestra de lo que viene este año en materia de pagos electrónicos para los consumidores, muchos de los cuales, a raíz de la pandemia, se niegan a tener que relacionarse otra vez con el dinero en efectivo.

La pandemia está acelerando el proceso de abandono del efectivo en el mundo y Colombia no está excluida de esa tendencia. Siete de cada 10 colombianos redujo en el 2020 su uso, optando más bien por las transferencias directas a cuentas, mientras que un 57 por ciento se pasó a las billeteras virtuales, desde las cuales hacen sus transacciones, según el más reciente Informe de Tendencias de Medios de Pago, elaborado por la firma Minsait Payments.


En la última década Colombia ha dado un salto importante en la digitalización de su sistema financiero, el cual ha adoptado herramientas que permiten hacer todo tipo de operaciones bancarias desde cualquier dispositivo electrónico; sin embargo, los expertos coinciden en que la pandemia ha venido acelerando esa transformación, la cual continuará con o sin el covid-19.

Esto entraña grandes retos para las entidades del sector. Según Douglas Montalvao, gerente general de Adobe Experience Cloud, los consumidores esperan que los bancos tengan una amplia adopción de tecnología, sin descuidar aspectos como la seguridad y los beneficios del tiempo real.

Montalvao explica que “el usuario final quiere que su banco sea su red social. No quiere ir al banco, sino que su entidad esté con él todo el tiempo, cuando lo necesita. Eso cambia muchos paradigmas. Generar personalización para millones de clientes es un reto muy grande que requiere una gestión de la información más centralizada y que use herramientas como la inteligencia artificial para entender las necesidades, los puntos de contacto y las oportunidades, más allá de cómo sea el organigrama interno del banco».

Lo que viene

Con una población cada vez más bancarizada (31,6 millones de adultos tienen al menos un producto financiero en el país, según el programa Banca de las Oportunidades), es claro que cada día estos exijan y hagan un mayor uso de los canales y herramientas financieras, en tanto las entidades se están dando a la tarea de proveer esos nuevos mecanismos.

Nuno Lopes Alves, vicepresidente Senior de Visa para la Región Andina, afirma que “en el 2020 vimos cómo la tecnología y la virtualidad jugaron un rol clave; los consumidores empezaron a demandar alternativas que reemplacen el dinero en efectivo, dando preferencia al uso de tarjetas, transferencias de persona a persona o cualquier otra credencial de pago que tengan disponible”.  Y agrega que trabajan como red de redes, en el desarrollo de soluciones de rápida implementación que permitan conectar a más segmentos de la sociedad por medio de los pagos digitales rápidos, seguros y convenientes.

Lo que están viendo desde Visa es, precisamente, que los pagos digitales llegaron para quedarse, y si bien el año pasado las billeteras digitales se convirtieron en las preferidas por los consumidores al pagar sus compras, el 2021 será el de la consolidación de los pagos sin contacto en el país.

El pago a plazos también cobrará fuerza en esta era de la digitalización bancaria, en la que los consumidores están a la expectativa de experiencias rápidas, flexibles y convenientes a la hora de pagar.

También se intensificará el tap to phone o ‘toque al teléfono’, que les permite a los comercios recibir pagos sin contacto en un teléfono inteligente, con una aplicación simple, conveniente y sin la necesidad de un datáfono.

Los expertos prevén, además, el surgimiento de una nueva generación de monedas virtuales.Se intensifica la apuesta

Esas novedades no se han hecho esperar. BBVA Colombia anunció que sus clientes ya pueden pagar sus compras con solo acercar el celular al datáfono. Este nuevo servicio sin contacto está disponible por medio de la app BBVA Wallet, para ser utilizada en los comercios del país, sin necesidad de hacer uso de stickers o manillas.

“Esta es una muestra más del compromiso con nuestros clientes y las empresas para que continúen con sus negocios y hagan sus transacciones sin exponerse al contacto, cuidando su salud y la de los demás”, dijo Mario Pardo, presidente de la entidad.

Los consumidores son cada vez más dados a usar estas aplicaciones. Aval Pay, plataforma que permite hacer el pago de más de 12.000 convenios, sin importar si la persona es cliente de los bancos de Grupo Aval, no solo alcanzó un máximo de operaciones de 691.859 en diciembre desde su puesta en operación en el 2018, sino que el año pasado registró un crecimiento de operaciones del 187 por ciento anual.

Sus directivos dicen que en los bancos del grupo (Bogotá, Occidente, Popular y AV Villas) el 84 por ciento de las transacciones monetarias y no monetarias se hacen por canales digitales (banca móvil, internet, AvalPay Center, redes sociales y domiciliaciones).

En julio del 2020 se lanzó QR Aval para que más de 6 millones de sus tarjetahabientes puedan pagar en más de 270.000 comercios y servicios de domicilio en Colombia que tengan datáfonos.

José Manuel Ayerbe, vicepresidente de mercadeo del grupo, dijo que “la innovación es nuestra mejor aliada a la hora de facilitarles la vida a nuestros clientes a través de un mejor servicio; desde Grupo Aval hemos visto en la transformación digital una oportunidad para solucionar sus necesidades”.

Gustavo Vega, presidente de ACH, firma que desarrolló el Botón de Pagos PSE, dice que el reto está en que más colombianos puedan hacer sus compras y pagos de forma electrónica.

En el 2020 las compras y pagos a través de PSE crecieron 144 por ciento anual, mientras las empresas que se vincularon a la plataforma superaron las 15.800. Este año esperan un crecimiento del 18 por ciento, dice Vega, quien considera que “esta es una buena opción para que las empresas puedan vender sus productos o servicios o recaudar sus cuentas, y que los usuarios hagan sus pagos o compras sin necesidad de desplazarse ni usar efectivo”.

En Bancolombia, por otra parte, los pagos sin contacto con tarjeta débito totalizaron 5,2 billones de pesos, en 77 millones de operaciones. Según directivos del banco, desde su creación las manillas y los stickers muestran crecimientos anuales promedio del 77 y 97 por ciento, respectivamente.

“Tenemos el reto de estar siempre presentes con soluciones que reduzcan las aglomeraciones, favorezcan el cuidado de la salud al evitar el contacto físico y que estén a la medida de las necesidades de los consumidores financieros. Las tecnologías de pago sin contacto nos permiten, además, impulsar la menor manipulación de billetes y monedas”, comenta Cristina Arrastía, vicepresidenta de Negocios de la entidad.

Fuente:www.eltiempo.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here