Ana Botín: “El impacto de la pandemia nos ha puesto a todos a prueba y estoy muy orgullosa de la respuesta que ha dado el banco”

0
109
Ana Botín, presidente de Banco Santander

Banco Santander ha obtenido un beneficio ordinario de 1.908 millones de euros en el primer semestre del año, un 48% menos que en el mismo periodo del año anterior, por las mayores provisiones relacionadas con la pandemia de la covid-19. Aunque la pandemia ha afectado a la actividad, se mantiene un buen resultado ordinario gracias a los ingresos de clientes, una reducción de costes por encima de lo esperado, una sólida calidad crediticia y la generación orgánica de capital.

Ana Botín, presidente de Banco Santander, ha asegurado que “la fortaleza de nuestro modelo nos permite obtener un buen resultado, con aumento en el capital, reducción de costes más rápido de lo previsto y buena calidad crediticia. Aunque el beneficio atribuido se ha visto afectado por la actualización contable sin efecto en caja del valor del fondo de comercio y de los DTAs debido al impacto de la pandemia en las previsiones económicas, esta revisión no afecta a la fortaleza de nuestro balance. Las bases de nuestro negocio son sólidas, con un nivel de capital en la parte alta de nuestro objetivo”.

Asimismo, Ana Botín mantiene la intención del pago de dividendo correspondiente a 2019. “Basado en la fortaleza de nuestros resultados ordinarios, el consejo de administración tiene previsto proponer el pago de un dividendo correspondiente a 2019 en scrip equivalente a 0,10 euros por acción que se pagaría este año. El consejo tiene la intención de aplicar una política de dividendo 100% en efectivo tan pronto como las condiciones de mercado se normalicen, sujeto a la recomendación y las aprobaciones regulatorias, y hemos reservado capital este trimestre para poder hacerlo.

El margen de intereses y los ingresos de clientes se mantuvieron estables, en 16.202 y 21.338 millones de euros, respectivamente, impulsados por el crecimiento de ingresos en Latinoamérica, Santander Corporate & Investment Banking (SCIB) y Wealth Management & Insurance. Esto y el control de costes permitieron aumentar un 2% el margen neto, hasta 11.865 millones de euros.

El plan de reducción de costes va más rápido de lo previsto. Europa logró más de 300 millones de ahorros en el primer semestre, es decir, un 75% de su objetivo para todo el año 2020. Los gastos operativos cayeron un 2%, un 5% sin inflación.

Banco Santander ha seguido apoyando a sus clientes durante la pandemia con la concesión de 1.600 millones de euros diarios de media en nuevos préstamos en el segundo trimestre y dando moratorias a más de cinco millones de clientes. Además, el banco ha dado servicio a sus clientes con normalidad mientras mantenía unas medidas de seguridad adecuadas tanto para los empleados como para los clientes. Alrededor del 90% de las oficinas están actualmente abiertas y prácticamente la totalidad de los 40.000 cajeros del grupo están en funcionamiento.

El crédito y los depósitos crecieron con fuerza, un 6% y un 9%, respectivamente. En el segundo trimestre, se aprecian mejoras del crédito a particulares, mientras que el de pymes, empresas y SCIB vuelven a la normalidad tras el pico de abril.

La ratio de capital CET1 aumentó en 26 puntos básicos en el trimestre, hasta el 11,84%, es decir, en la parte alta del objetivo a medio plazo del 11-12% que se ha fijado el grupo. La buena evolución del beneficio antes de provisiones permitió una fuerte generación orgánica de capital (+28 puntos básicos). El banco aumentó su capital otros 24 puntos básicos gracias a los cambios en el Reglamento de Requerimientos de Capital (CRR, por sus siglas en inglés) de la Unión Europea, aunque esta partida queda neutralizada por el impacto de operaciones corporativas, la evolución de los mercados y otros.

El uso de productos y servicios digitales siguió aumentando, motivado en parte por la pandemia. Santander ya tiene 40 millones de clientes digitales (+15% en doce meses), de los que más de 32 millones usan banca móvil (+22%). Casi la mitad (47%) de las ventas totales del segundo trimestre se realizó por medio de canales digitales, 11 puntos porcentuales más que en 2019.

Resumen de mercados

La diversificación geográfica y de negocios del banco volvió a dar estabilidad al margen neto del grupo. Los negocios globales del grupo, Santander Corporate & Investment Banking (SCIB) y Wealth Management & Insurance, destacaron por sus buenos resultados. SCIB logró un crecimiento del 23% del beneficio ordinario en la primera mitad del año y continuó apoyando a los clientes mediante líneas de crédito y otras soluciones financieras. Además, creció a doble dígito en la mayoría de los negocios, especialmente los de mercados y deuda.

Europa: El beneficio ordinario en Europa bajó un 54% tras el incremento de las provisiones con motivo del deterioro macroeconómico previsto.

En España, el beneficio ordinario cayó un 64%, hasta 251 millones de euros, por los menores ingresos financieros y las mayores provisiones, en parte contrarrestado con la reducción de costes.

En Santander Consumer Finance, el beneficio ordinario cayó un 26%, hasta 477 millones de euros, debido al incremento de las provisiones relacionadas con la covid-19.

En el Reino Unido, el beneficio ordinario bajó un 76%, hasta 139 millones de euros, impactado por el incremento de las provisiones por la covid-19 y una bajada en los ingresos por el recorte de los tipos de interés y el cambio normativo relativo a las comisiones por descubierto.

En Portugal, el beneficio ordinario descendió un 39%, hasta 160 millones de euros, por las mayores provisiones y el menor margen de intereses debido a la caída del tipo de interés medio.

En Polonia, el beneficio ordinario cayó un 50%, hasta 73 millones de euros, con aumentos en las provisiones y caídas en el margen de intereses por el descenso en los tipos de interés, una mayor contribución al BFG (fondo de garantía de depósitos) y menores dividendos.

Norteamérica: El beneficio ordinario se situó en 617 millones de euros, un 29% menos, por las mayores provisiones registradas con motivo de la pandemia. Pese al difícil entorno, el margen neto se incrementó un 2%, con mejoras tanto en ingresos como en costes.

En México, el beneficio ordinario aumentó un 4%, después de que el grupo aumentara su participación en Banco Santander México hasta el 91,65% en el tercer trimestre del año pasado.

En Estados Unidos, el beneficio ordinario cayó un 56%, hasta 211 millones de euros, por el impacto en las provisiones por la covid-19.

Sudamérica: El beneficio ordinario en Sudamérica bajó un 13%, hasta 1.383 millones de euros, en un entorno en el que el aumento de los ingresos permitió compensar en parte el incremento en las provisiones en la región.

En Brasil, el beneficio ordinario cayó un 17%, hasta 995 millones de euros, por el repunte en las provisiones.

En Chile, el beneficio ordinario descendió un 31%, hasta 183 millones de euros. El fuerte crecimiento del beneficios antes de provisiones (+9%), gracias al repunte del margen de intereses y las mejoras en eficiencia, se vieron contrarrestadas por las mayores provisiones.

En Argentina, el beneficio ordinario se incrementó un 144%, hasta 109 millones de euros, por el significativo aumento del margen de intereses y las mejoras en la eficiencia.

En el resto de Sudamérica, el aumento de los volúmenes y de actividad generó un fuerte crecimiento del beneficio y de la rentabilidad, con un aumento del beneficio ordinario de un 14% en Uruguay, hasta 69 millones de euros (RoTE del 28%); un 28% en Perú, hasta 24 millones de euros (RoTE del 19%), y un 127% en Colombia, hasta 10 millones de euros (RoTE del 14%).

Fuente:noticiasbancarias.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here